Él está reinando sobre los problemas

ServicioTI

19 Posts Published

Fecha

abril 12, 2020

Categories

Vivir es estar sujeto a los problemas de la vida humana. Desde la antigüedad, los cristianos ha pasado por innumerables dificultades que afectan a sus vidas. Nadie en el camino cristiano es inmune a tener que enfrentarse a las aflicciones. El mismo Cristo en su ministerio terrenal nos animó a ser valientes al decir que pasaríamos por las aflicciones del mundo como Él. ¿Por qué nos dice Cristo que nos alegremos con los problemas? La respuesta es que Él ha vencido al mundo, es decir, en todas las cosas negativas que el mundo nos impone, Cristo reina. (Jn 16:33).

En el Antiguo Testamento en el libro de Ezequiel, mientras estaban cautivos en Babilonia, los judíos fueron subyugados por los problemas causados por ese imperio. En ese escenario de aflicción, Ezequiel tuvo una visión en la que el Señor estaba sentado en el trono. (Ez 1:26). En otra ocasión, con la muerte del rey Uzías, después de 52 años de reinado sobre Israel, las naciones fueron afligidas y quedaron sin gobierno, perdiendo el orden y la paz. Pero en ese momento de dolor, Isaías vio al Señor sentado en un trono alto y sublime (Is 6:1) .

En el Nuevo Testamento, en el libro del Apocalipsis, en el pasaje que describe el fin de las cosas en el universo comenzando un cielo nuevo y una nueva tierra, el apóstol Juan tiene visiones de cristianos pasando por una gran persecución. En esta coyuntura, Juan también ve a Cristo sentado en un trono (Ap 4:2,9). Al final del libro, en el capítulo 21, el apóstol encuentra a Cristo sentado en el trono diciéndole a toda la creación que Él es suficientemente poderoso para hacer nuevas todas las cosas. (v. 5).

¿Qué similitudes encontramos en estos pasajes? ¡El Señor está sentado en Su glorioso trono! Independientemente de los problemas por los que Sus hijos han pasado o pasarán, ya sean grandes y profundos como el mar o pequeños como granos de arena, Él está sentado. Eso significa una posición reinante sobre los problemas. Nos revela que los problemas en nuestra vida están bajo Su control. No dejará que nos ahoguemos en el mar de las aflicciones, porque ha puesto límites a todo por lo que hemos pasado. Por otro lado, sentarse en Su trono significa que está totalmente en paz por encima de toda agitación y ansiedad. Nada se sale de Su control, ni siquiera un cabello se cae de nuestras cabezas. Su gobierno está por encima de todo. Cuando murió por nosotros, dijo que todo se había cumplido (Jn 19:30).

Amado lector, cuando los problemas llaman a la puerta de tu corazón y son tan profundos como el mar, ten la seguridad de que Cristo no dejará que te ahogues. Él sabe el momento adecuado para retirar a Sus hijos de las aflicciones. Los problemas pueden nublar tu visión, pero nada será oscurecido, porque por parte de Cristo, todo está bajo Su control. Míralo y descansa en Él, querido lector. Él te ama más de lo que crees.

Artículo tomado del Periódico Árbol de la Vida – Edición 184 – Año 29

Leave a comment