El impacto de la lectura de la Biblia en la vida cristiana

ServicioTI

19 Posts Published

Fecha

marzo 2, 2020

Es lamentable que hoy exista analfabetismo bíblico en la iglesia. Eso es un problema serio ya que existen promesas de Dios para nuestra vida que están íntimamente ligadas a nuestro contacto con Su Palabra (Josué 1:7-8).

Nuestra relación con la Palabra de Dios debe ser como dice el salmista: “Sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche” (Salmos 1:2). La palabra “sino” indica prioridad: necesitamos considerar en qué posición se encuentra la Palabra en nuestra vida. No debemos solamente observarla, sino deleitarnos en ella.

En la experiencia de algunos, les hace falta ese placer. Para ellos, la lectura bíblica es como un ritual a ser seguido y lo hacen sin placer, apenas para cumplir con una “obligación”. Cuando tenemos gozo, nuestro contacto con la Biblia es continuo, lo que genera intimidad y convivencia cuyo resultado es un conocimiento adecuado de la Palabra de Dios y del propio Dios. La falta de conocimiento bíblico es la razón del fracaso de muchos matrimonios y de las dificultades en los relacionamientos entre padres e hijos, con la sociedad y en la iglesia.

No estamos hablando sólo de la lectura bíblica sino de principalmente aplicarla. Es la práctica de la Palabra que producirá sus efectos beneficiosos en nuestra vida y nos hará semejantes al hombre prudente que edificó su casa en la roca (Mateo 7:24-25). Solamente el estudio y la práctica de la Palabra producirán raíces fuertes y profundas en nuestro vivir cristiano. Aunque lleguen temporales y vendavales en la vida, permaneceremos firmes porque nuestras raíces estarán en la Palabra.

Además, la lectura y práctica de la Palabra harán de nosotros personas fructíferas como dice el salmista: “Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará” (Salmos 1:3). Nuestro vivir cristiano necesita estar cerca del arroyo que nos hace fructíferos y ese arroyo es el Espíritu que ganamos al leer la Biblia. Ser fructífero significa ser un instrumento en las manos de Dios para bendecir a las personas.

Amado lector, es probable que haya promesas del Señorque están estacionadas y no lleguen hasta usted, debido a la falta de contacto con la Biblia. Considere seriamente su relación con las Escrituras. Léala con más frecuencia, medite en sus palabras y póngalas en práctica. Lo demás Dios hará y el resultado será ser fructífero y exitoso en todas las cosas.

Artículo tomado del Periódico Árbol de la Vida – Edición 178 – Año 28

Leave a comment